Aunque en muchos de los lugares a los que viajo los lugareños no hablan esta lengua “universal”, reconozco que saber inglés siempre había sido la asignatura pendiente en mis viajes. Tener fluidez en este idioma te facilita muchísimo las cosas cuando te mueves por el mundo y a mi me encanta comunicarme con el ser humano. Así pues, decidí, en uno de mis actos de locura en los que tomo decisiones, estudiar inglés en Filipinas 😛

Compañeros cuando fui a estudiar inglés en Filipinas

Estudiar inglés en Filipinas

¡¿Filipinas?! ¡¿Estudiar inglés en Filipinas?! Esto fue lo que más oía cada vez que comentaba con mi alrededor lo que iba a hacer. Bueno, eso y también: ¡Ha habido un terremoto! !Estás loca! Lo cierto es que solo hacía un par de semanas que el tifón Yolanda había sesgado la vida de más de 6.000 personas. Yo había tomado la decisión hacía cosa de un mes y, después de verificar que la situación, todo y ser dramática, no ponía en peligro mi vida (cosa que dejó a mi familia y amigos bastante tranquilos), me planteé que, además de estudiar inglés, quizás podía colaborar con los equipos de ayuda humanitaria que se habían desplazado a la zona donde iba: Cebú. Esta ciudad era el lugar donde iba a hacer el curso de inglés y donde estaban desplazando a todos los damnificados. Finalmente, cuando llegue a la zona fue imposible realizar ningún tipo de voluntariado… pero esto será otra historia.

¿Por qué ir a estudiar inglés en Filipinas?

Los motivos que me llevaron a decidirme para ir a estudiar inglés en Filipinas fueron los siguientes: comparativamente el precio con cualquier país europeo es abismal, tanto los precios de los cursos como el precio de la vida en general. El segundo motivo es que Asía siempre me ha fascinado y sigue sin dejarme indiferente siempre que la visito: cada país tiene algo que aportarte y dejarte huella en el corazón. Por último, en el sudeste asiático, aunque te encuentres en época de monzón, el clima es maravilloso para alguien que adora el calor como yo.

Había chequeado qué países tenían como lengua oficial el inglés y Filipinas reunía este requisito. Aún no conocía el país y, según había leído, no hacía tanto hablaban español, así que pensé que quizás con alguna comunidad podría comunicarme en mi lengua materna cuando se me cruzasen los cables y estuviese mentalmente agotada de intentar comunicarme en otro idioma.

Empecé a buscar información en la red: había bastantes resultados en google en Español para estudiar inglés en Filipinas pero la información era un poco confusa y no acababa de verlo claro. Busqué opiniones en foros, hice preguntas (la gran mayoría nunca tuvieron respuesta), contacté con diferentes agencias que se dedicaban en exclusiva a enviar alumnos a estudiar idiomas a casi cualquier lugar del mundo y, por supuesto, también contacté con algunas escuelas filipinas directamente.

Las Agencias

Finalmente me decidí, dentro de la gran oferta que hay de agencias que envían alumnos a estudiar idiomas por el mundo, por contratar un curso con la agencia Easy languages -el hecho es que con la escuela no conseguía resolver todas mis dudas directamente; la comunicación con mi patético inglés era como mínimo complicada-. La experiencia con esta agencia no me dejó del todo satisfecha: llegué a la conclusión que seguramente tengan una reputación excelente si han de enviar alumnos por Europa, pero no tenían mucha experiencia (o ninguna) en enviar alumnos para estudiar inglés en Filipinas. Lo lamentable fue que la falta de información se tradujo finalmente en gastos extraordinarios de los que nadie me informó y que, por supuesto, corrieron de mi bolsillo.

El visado para entrar a Filipinas

Para entrar en el país se necesita tener billete de salida: a mi me lo pidieron en el aeropuerto de Barcelona. Tienes acceso al país sin necesidad de visa por un periodo de 21 días: el tema se complica si la idea es exceder ese tiempo. Además, es un pelín confuso: hubo quien me dijo que mejor lo hiciese al llegar, quien me dijo que lo llevase desde aquí… Ni tan solo la agencia con la que contraté la formación lo tenía claro. Finalmente, me fui sin visado y tuve que pagar allí un visado de estudiante (in situ es más caro que si lo llevas tramitado desde casa, por lo menos en 2014). Luego, tuve que renovarlo y me costó una pequeña fortuna.

La Escuela CPILS en Cebú

Estudiar inglés en Filipinas: escuela CPILS

La escuela donde finalmente estuve se llama CPILS: está ubicada en una gran avenida de la isla de Cebú cerca del Puerto 3 y de la plaza de la independencia.

Piscina de la escuela CPILS, Cebú

Allí, en las inmediaciones de la plaza se encuentra el Fuerte San Pedro, una de las construcciones más bonitas de la ciudad. Si alguien se plantea, como hice yo, aprovechar que está en una isla para ir a la playa en horas no lectivas, que sepa que Cebú no sería el lugar donde dirigirse. En esta isla (aunque suene extraño) prácticamente no hay playas y las que hay más próximas a la ciudad pertenecen a los resorts y, por lo tanto, son privadas. Como detalle, también comentar que en esta escuela y dado el “despelote” de los alumnos, hay toque de queda: “curfew time”. A mi nadie me había informado previamente de esto, y para mi fue un shock con los 36 años que tenía en ese momento y después de estar casi 20 años independizada.

Perfil de las personas que van a estudiar inglés en Filipinas

La escuela CPILS donde yo estuve era coreana. Por lo tanto, el mayor porcentaje de alumnos, con diferencia, era de nacionalidad coreana, seguido por japoneses, taiwaneses y rusos.

Prácticamente todos los alumnos rondaban entre los 17 y 25 años, así que acabé alguna noche de botellón como si fuese una adolescente.

Si tenéis intención de ir a estudiar a este país y necesitáis más información os comparto un blog con información valiosa que seguro os será de ayuda: http://estudiaringlesenfilipinas.blogspot.com.ar/